¿Qué es la democracia? / Alain Touraine

Por: Touraine, Alain [autor]Colaborador(es): Pons, Horacio [Traducción ]Tipo de material: TextoTextoIdioma: Español Series Colección: Sociología: México : Fondo de Cultura Económica, 2000Edición: Segunda ediciónDescripción: 309 páginas : 23x15.5 cmsTipo de contenido: texto Tipo de medio: sin mediación Tipo de portador: volumenISBN: 9681662199Tema(s): Autoritarismo -- Teoría | Democracia -- Teoría | PolíticaClasificación CDD: 321.8
Contenidos:
Primera parte Las tres dimensiones de la democracia - 1: Una idea nueva - 2: Derechos del hombre, representatividad, ciudadanía - 3: La limitación del poder - 4: La representatividad de los actores políticos 5: La ciudadanía Segunda parte Historia del espíritu democrático moderno 6: Republicanos y liberales - 7: La apertura del espacio público - Tercera parte La cultura democrática 8: La política del sujeto - 9: la recomposición del mundo Cuarta parte Democracia y desarrollo 10: ¿Modernización o desarrollo? - 11: Lo nuevo con lo viejo - 12: ¿Democratización en el Este y en el Sur?
Resumen: La democracia no puede reducirse a la desaparición de las dictaduras militares. Pienso que los valores morales deben regir la organización social. Debemos reencontrar nuestro papel de creadores, de productores, y no solamente de consumidores. En América Latina la economía de mercado no garantiza por sí misma el desarrollo ni la democracia. La democracia tiene como fin principal asegurar la igualdad no sólo de los derechos sino también de las posibilidades. La democracia es una idea nueva, Como en el Este y en el Sur se derrumbaron los regímenes autoritarios y Estados Unidos ganó la guerra fría contra una Unión Soviética que, después de haber perdido su imperio, su partido todopoderoso y su adelanto tecnológico, terminó por desaparecer, creemos que la democracia ha vencido y que hoy en día se impone como la forma normal de organización política, como el aspecto político de una modernidad cuya forma económica es la economía de mercado y cuya expresión cultural es la secularización. Pero esta idea, por más tranquilizadora que pueda ser para los occidentales, es de una ligereza que debería inquietarlos. Un mercado político abierto, competitivo, no es plenamente identificable con la democracia, así como la economía de mercado no constituye por sí misma una sociedad industrial. En los dos casos, puede decirse que un sistema abierto, político, económico, es una condición necesaria pero no suficiente de la democracia o del desarrollo económico; no hay, en efecto, democracia sin la libre elección de los gobernantes, sin pluralismo político, pero no puede hablarse de democracia si los electores sólo pueden optar entre dos fracciones de la oligarquía, del ejercicio o del aparato del Estado. Del mismo modo, la economía de mercado asegura la independencia de la economía con respecto a un Estado.
Etiquetas de esta biblioteca: No hay etiquetas de esta biblioteca para este título. Ingresar para agregar etiquetas.
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación actual Colección Signatura Copia número Estado Fecha de vencimiento Código de barras
Libros/General Libros/General Biblioteca Central
En estantería
Colección General 321.8 T727 2000 Ej. Disponible 60204
Libros/General Libros/General Biblioteca Central
En estantería
Colección General 321.8 T727 2000 Ej.2 Disponible 81048

Incluye índice

Primera parte
Las tres dimensiones de la democracia - 1: Una idea nueva - 2:
Derechos del hombre, representatividad, ciudadanía - 3: La limitación del poder - 4: La representatividad de los actores políticos 5: La ciudadanía
Segunda parte
Historia del espíritu democrático moderno
6: Republicanos y liberales - 7: La apertura del espacio público - Tercera parte
La cultura democrática
8: La política del sujeto - 9: la recomposición del mundo
Cuarta parte
Democracia y desarrollo
10: ¿Modernización o desarrollo? - 11: Lo nuevo con lo viejo - 12: ¿Democratización en el Este y en el Sur?

La democracia no puede reducirse a la desaparición de las dictaduras militares.
Pienso que los valores morales deben regir la organización social.
Debemos reencontrar nuestro papel de creadores, de productores, y no solamente de consumidores.
En América Latina la economía de mercado no garantiza por sí misma el desarrollo ni la democracia.
La democracia tiene como fin principal asegurar la igualdad no sólo de los derechos sino también de las posibilidades.
La democracia es una idea nueva, Como en el Este y en el Sur se derrumbaron los regímenes autoritarios y Estados Unidos ganó la guerra fría contra una Unión Soviética que, después de haber perdido su imperio, su partido todopoderoso y su adelanto tecnológico, terminó por desaparecer, creemos que la democracia ha vencido y que hoy en día se impone como la forma normal de organización política, como el aspecto político de una modernidad cuya forma económica es la economía de mercado y cuya expresión cultural es la secularización. Pero esta idea, por más tranquilizadora que pueda ser para los occidentales, es de una ligereza que debería inquietarlos. Un mercado político abierto, competitivo, no es plenamente identificable con la democracia, así como la economía de mercado no constituye por sí misma una sociedad industrial. En los dos casos, puede decirse que un sistema abierto, político, económico, es una condición necesaria pero no suficiente de la democracia o del desarrollo económico; no hay, en efecto, democracia sin la libre elección de los gobernantes, sin pluralismo político, pero no puede hablarse de democracia si los electores sólo pueden optar entre dos fracciones de la oligarquía, del ejercicio o del aparato del Estado. Del mismo modo, la economía de mercado asegura la independencia de la economía con respecto a un Estado.

Departamento De Jurídicas

Qu`est-ce? que la démocratie

Español

2 Ejemplares

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.